UA-176698355-3 UA-61760686-3 UA-176698355-2 G-PMMHTFQXDR
top of page

La TALASOFOBIA, miedo al mar. Causas, síntomas, consejos y tratamiento para vencer el miedo al agua.


Hoy vamos a hablar de la talasofobia o fobia al mar.

Comencemos por la etimología del concepto.

La talasofobia proviene del griego thalassa, mar, y φόβος phobos, miedo. La talasofobia o fobia al mar es un intenso y persistente miedo hacia el océano abierto, a estar rodeado de agua y a no saber lo que se puede encontrar debajo acechando. Es una fobia mucho más común de lo que se piensa y muchas personas la padecen en algún nivel. Para una persona que sufre fobia al mar es inimaginable bañarse en la playa, acercarse tan solo a la orilla o atreverse a viajar en barco.



Causas: Haber vivido malas experiencias en el pasado. Probablemente en la infancia, e incluso en otras etapas de la vida, la persona ha vivido una situación difícil en el mar que le ha causado mucho miedo e impresión. Por ejemplo, estar nadando en la playa y haber sido arrastrado por la marea, estar a punto de ahogarse, haber sufrido una tempestad a bordo de un barco, etc.


Educación: Si las personas cercanas tienen talasofobia, o una percepción fóbica del océano, es posible que esto se internalice y se adopte como propio.

Escuchar historias escabrosas al respecto también contribuye a ello, en especial en la infancia, o haber visto una película donde había tiburones o animales en el agua que atacaban a las personas. La falta de información acerca del mar y lo que existe en las profundidades marinas, también es una causa común, ya que la persona se hace una idea equivocada acerca de lo que se puede encontrar en el mar y lo generaliza.

Por ejemplo, puede llegar a pensar que puede encontrarse animales peligrosos en la playa, incluso en las partes de poca profundidad.


Síntomas: Las personas que tienen miedo al mar o talasofobia presentan una serie de síntomas característicos que los identifican.

Entre ellos, se encuentran los siguientes:


• Son conscientes de que su temor al mar es irracional, pero tienen la sensación de que no pueden hacer nada para controlarlo.


• Pueden tener reacciones físicas como: sudoración, escalofríos, respiración anormal, aumento de los latidos del corazón, mareos o náuseas, dolores en el pecho u opresión , boca seca… generadas por la ansiedad que les provoca el encontrarse cerca del mar e incluso el ver una imagen de una masa grande de agua.


• Miedo a lo que hay debajo del agua. Les causa pánico el pensar en los animales que existen en el fondo.


• Evitan ir a la playa, ya que tan solo acercarse a la orilla y sentir el agua en sus pies les provoca mucho malestar.


• Pueden tener dificultades para hablar y pensar claramente cuando se encuentran cerca del mar e incluso, en situaciones más graves, les ocurre cuando ven imágenes o videos acerca del mar.


• Tienen pánico a viajar en barco. La talasofobia está incluida en la fobia al medio ambiente natural. Señalar que las fobias al medio ambiente natural son las más predominantes.



Consecuencias: La persona con fobia al mar, experimentará terror y una gran ansiedad por la simple exposición a este entorno, a veces incluso aunque no esté cerca de verdad y simplemente esté mirando un vídeo en el que aparezca esta inmensa masa de agua. Evidentemente, si estamos a punto de caer por la borda de un barco seguramente sentiremos terror, pero las personas con talasofobia se sienten de un modo similar simplemente al contemplar el océano o una masa de agua similar.


La talasofobia, como cualquier otro miedo irracional, puede llegar a condicionar de manera significativa la vida de una persona. En algunas ocasiones se afectan otros aspectos de la personalidad, lo que es un inconveniente. Las principales complicaciones son las siguientes:



Aislamiento y soledad: en algunas circunstancias el temor irracional lleva a una sensación general de incompetencia que se traduce en aislamiento progresivo y evitación de situaciones sociales.


Ataques de pánico: estos miedos irracionales pueden desembocar en ataques de pánico, los que son repentinos y muy intensos, al punto en que bloquean la capacidad para actuar o reaccionar.


Depresión: es habitual que las personas que sufren de fobias también presenten síntomas de depresión.


Uso de psicoactivos: algunas personas podrían acudir al alcohol o a otros psicoactivos para regular o intentar disipar el miedo irracional que sienten.


Tratamiento: La talasofobia tiene buen pronóstico en la mayoría de las ocasiones ya que, como fobia específica, responde muy bien al tratamiento psicológico.

Tras varias sesiones y algunas actividades a realizar de manera autónoma, la mayoría de casos en los que se dan esta clase de trastornos de ansiedad dan paso a una mejora relativamente rápida, hasta el punto en el que el nivel de ansiedad causado por el estímulo fóbico deja de ser clínicamente significativo.


Podemos tratar esta fobia mediante: Técnicas de relajación, Existen una serie de técnicas de relajación que ayudan a la persona a prepararse para superar la talasofobia. Terapia cognitivo-conductual, cuyo objetivo es desafiar las creencias y los temores sobre el mar, de modo que los pensamientos negativos se reemplacen por otros más realistas y funcionales. Técnicas de exposición en la imaginación. Cerrando los ojos, comenzar a imaginar que la persona se encuentra en una playa pero observando, en un principio, el mar desde lejos.

La imaginación debe ser lo más real posible y una vez que empiece a experimentar reacciones físicas molestas, se trata de relajar por medio del ejercicio de la respiración diafragmática, sintiendo como comienzan poco a poco a desaparecer esas sensaciones de ansiedad que experimenta.

Exposiciones de manera progresiva, Una vez te hayas expuesto ante el mar por medio de la imaginación, el siguiente paso es exponerte de manera progresiva físicamente. Puedes pedirle a un amigo o familiar que te acompañe a irte acercando poco a poco a la orilla de la playa e ir a la vez realizando tus ejercicios de relajación.


Diagnóstico diferencial: Existen fobias relacionadas a la talasofobia y son las siguientes:


Cimofobia: fobia a las olas del mar. Miedo a las olas o a los movimientos ondulatorios.

Este miedo se desencadena a menudo debido al temor de que las olas sean mortales, y puede deberse a haber vivido una experiencia traumática relacionada con las olas.


Potamofobia: fobia a los ríos. El miedo es causado por el agua de un cuerpo acuático contenido, como los ríos, manantiales y arroyos


Limnofobia: miedo a los lagos. Miedo a ahogarse en un lago, aunque también puede deberse al temor de enfermar por ingerir agua del lago o incluso a ser atacado por algún animal del lago.


Acuafobia o hidrofobia: es el miedo al agua en todas sus presentaciones.



14 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page