UA-176698355-3 UA-61760686-3 UA-176698355-2 G-PMMHTFQXDR
top of page

Como mejorar tu autoestima para siempre en 4 pasos


¿Alguna vez te han roto el corazón? ¿Alguna vez una mujer ha dicho algo que te ha herido profundamente? Te has sentido humillado, engañado. Si en alguna situación te has sentido víctima de tus circunstancias, y no sabías qué hacer con tu vida porque alguien te había ofendido, tienes que saber que puedes mejorar tu autoestima y de hecho, hoy voy a explicarte cuatro formas de mejorar tu autoestima. ¿Te interesa?


COMO MEJORAR TU AUTOESTIMA PARA SIEMPRE. AUMENTAR MI AUTOESTIMA EN 4 PASOS.


Hola ¿Qué tal? Soy Marcos de MCCPSICO y efectivamente hoy voy a enseñarte cuatro claves para que puedas mejorar tu autoestima, pero antes, me gustaría compartir contigo una situación un poco delicada.



Imagina que a un niño pequeño le dan droga, imagina que ese niño se siente bien después de probar esa droga, y la droga se apodera de su cuerpo. La droga penetra sus entrañas, y produce esa sensación tan positiva que le encanta, hasta el punto que el niño se vuelve adicto a esa droga y no deja de llorar porque desea otra dosis de esa droga y la desea tanto que está dispuesto a morir antes que quedarse sin ella. ¿Y sabes qué? Cuando eras pequeño, a ti también te dieron esa droga.


Esa droga se llama: Aprobación, Respeto, Admiración y Éxito. Pero no sólo a ti, a todos. A todos los que estamos en la sociedad nos dieron esa droga y nos volvieron adictos a la opinión de los demás de forma que cualquiera tiene un poder increíble sobre ti mismo.

Cualquiera puede hacerte sentir feliz... o miserable. Porque si te hacen un comentario positivo, te vas a sentir mejor contigo mismo.

Pero si te critican o te dicen algo que no te gusta en ese momento vas a dudar de ti. Vas a creer más en la palabra de los demás que en tu propio criterio y lamentablemente la mayoría de las personas se convierten en marionetas. Ceden su poder a los demás. Literalmente reuncian a ese poder que tienen para ser felices y se lo ceden a cualquiera, a cualquiera que ni siquiera conocen.



Imagínate esa mujer guapa que tanto te gusta. ¿Cómo es posible que ella, a la que apenas conoces realmente, con la que apenas has tratado, ya le des permiso para que ella te haga sentir bien o mal? ¿Cómo es posible que cedas el poder de ser feliz, de tu propia vida, de tu propia felicidad a otras personas? En el momento que crees que la opinión de los demás es más importante que la tuya has perdido tu libertad. Y el problema no termina ahí.

Vives pendiente de lo que esa mujer tan atractiva piense sobre ti, y no puedes descansar porque vives en una tensión permanente de miedo de perderla y deseo de que ella te apruebe. Y cuando vives en ese estado, no eres libre. Ni siquiera percibes la realidad tal y como es.


En el fondo, no vas a estar tranquilo contigo mismo. Mientras tú necesites algo de los demás, mientras tú sientas que necesitas la aprobación de esa mujer, o de esa chica tan guapa, o de cualquier otra mujer o de cualquier otra persona en ese momento, no serás libre.

Partiendo de esta base, debes saber que puedes crear una autoestima poderosa. Puedes hacer crecer tu autoestima, entrenar tu autoestima, de forma que no dependas de los factores externos. Si sientes que la opinión de los demás te influye más que la tuya propia, entonces necesitas hacer crecer tu autoestima, necesitas aumentar tu confianza en ti mismo. ¿Por qué? Para recuperar ese poder que has cedido a los demás, que has regalado a los demás, porque en cualquier momento, ellos pueden apretar esos botones que te van a hacer sentir feliz, o miserable.

Y si tú realmente quieres ser libre y quieres vivir tu vida a tu manera y no ser controlado ni seguir a los demás, si realmente quieres liderar tu propia vida y crear tu realidad poderosa debes renunciar a esa droga de la aprobación de los demás.


Hoy, por eso, te voy a explicar cómo aumentar tu autoestima pero antes, debes saber qué es la autoestima.


La autoestima la clasifico en tres tipos de percepciones: La percepción de ti mismo, la percepción del mundo, y la percepción de ti dentro de ese mundo. Porque si tú tienes una percepción muy pobre de ti mismo, lo que se conoce como una baja autoestima, en ese momento, las circunstancias externas como tu círculo de amistades, tu familia, los medios de comunicación, tus colegas de trabajo, todo ese entorno va a condicionar a tu estado de ánimo. Va a condicionar a tu percepción de la realidad y de lo que crees que es posible conseguir, y si se produce la situación en la que algunas de esas circunstancias son negativas, te vas a sentir como una una víctima.


¿Cómo identificas a una víctima? Probablemente te sientas como una víctima si usas un lenguaje negativo y si constantemente estás culpando o justificando tu situación actual que odias por algún hecho externo, por algo que haya hecho o dicho otra persona, o por tu situación económica o por alguna noticia o por el tiempo, por el clima literalmente ya te sientes mal, y aquí es donde juega un papel fundamental qué palabras y qué lenguaje utilizas.

Normalmente las víctimas se suelen quejar mucho y culpan a los demás, como por ejemplo: "Oh... esa chica no me contesta".

Porque una chica no te contesta ya te sientes mal contigo mismo. "Oh..." "mi ex ha encontrado pareja" ¡Felicítala!

Alégrate por ella ¿No? Si tú vives pendiente de los demás para sentirte bien contigo mismo, si alguien tiene que acercarse a ti, y decirte: "Oh...Eres el mejor... eres tan bueno... no hay nadie como tú" "Wow, qué gran persona eres" Quiero que sepas que nadie va a estar ahí cada día diciéndote eso. Cada día por el resto de tu vida ya te digo que no. Puede ser que alguien te lo diga durante una temporada, pero créeme, si dependes de la opinión de otra persona para sentirte mejor contigo mismo, tu vida tiene un futuro muy, muy negro... créeme.

Además las víctimas siempre hablan de problemas y pasan más tiempo de por qué no consiguen lo que quieren que realmente, preguntándose cómo pueden conseguir aquello que quieren. Muchas veces dicen: "Oh..

." "Por culpa de esa chica nunca voy a ser feliz" . Además, las víctimas, aunque jamás te lo vayan a reconocer, son adictas a su situación porque en el fondo se han acostumbrado y para ellos es una zona muy conocida y muy familar el hecho de sentirse mal, quejarse y no hacer nada distinto.

No se atreven a cambiar esa situación porque tienen más miedo a lo desconocido que a seguir en esa vida miserable.

Así que si te encuentras en este estado de víctima, tienes que saber que tienes dos opciones.

La primera opción: dejar que esta situación de victimismo defina el resto de tu vida. Es decir, no hagas nada para cambiarlo, quédate así. Quéjate. Culpa a los demás. Eres el tipo de persona que merece lo que tiene porque eres una víctima, y esto va a ser siempre así. O número dos: aprovecha esta experiencia, esta situación en la que te encuentras, en la que hay algo que no te gusta para aprender una lección y mejorar tu situación.

Es decir, recupera el poder que has perdido. En la primera opción, si decides quedarte como una víctima, vas a cerrar tu corazón, vas a cerrar tu mente y vas a dejar de vivir. Pero si eliges la segunda opción, vas a abrir tu corazón, vas a abrir tu mente, y vas a percirbir realmente la realidad tal y como es y vas a ser capaz de encontrar una solución de mejorar tu vida de mejorar y llegar a donde tú realmente quieres estar porque precisamente así es como recuperarás tu poder.



Porque la razón número uno la gente pierde el poder, es porque creen que no tienen el poder. Literalmente, creen que son los demás quienes lo tienen, pero tú; tu primer paso consiste en darte cuenta que tienes ese poder y que la razón por la que te sientes mal contigo mismo cuando alguien te ignora, cuando alguien hace un comentario negativo sobre ti, o cuando alguien tiene una actitud que a ti te molesta debes saber que TÚ les das el poder para que te hagan sentir mal. Porque ¿Qué es tu poder? Tu poder es lo que te define como persona, como individuo único. Tú eres especial, y lo que te hace especial es que eres distinto a los demás, porque tienes una forma de ser y de pensar distinta a los demás y no necesariamente tienes que estar de acuerdo con el resto del mundo.



¡No! Precisamente porque eres especial, tú eres diferente. Puedes vivir a tu manera, sin importarte la opinión de los demás siempre y cuando no hagas daño a los demás. Si tú tienes una forma de ser distinta, aduéñate de quién eres, de cómo eres, y simplemente abraza tu personalidad. Pero no dejes que si alguien te juzga o que si alguien hace un comentario que eso te afecte, porque lo más importante es lo que tú piensas de ti mismo.

Así que ahora sí. Ahora voy a compartir contigo esas cuatro claves que van a mejorar tu autoestima y que van a hacer que recuperes tu poder.


Número uno: conócete a ti mismo y descubre tu propósito en la vida.

Si no tienes claro qué quieres hacer en tu vida, o qué quieres ser, probablemente es porque has vivido en una distracción constante. Has reaccionado constantemente a los estímulos de la sociedad: a los medios de comunicación, al entretenimiento, a las opiniones de los demás, pero en ningún momento has sido capaz de escuchar tu voz interior.

En ningún momento has estado a solas contigo mismo ni has llegado a conocerte mejor; si tu pasas tiempo contigo mismo, reflexionando sobre aquello que a ti te gusta hacer. ¿Qué es aquello que te hace vibrar? ¿Qué es aquello que puedes aportar a la sociedad? ¿Te gusta tocar un instrumento? ¿Te gusta inspirar a las personas?

¿Te gustaría inventar o crear algo que mejorara la vida de los demás? ¡Lo que sea! Te recomiendo que encuentres un sentido, algo que te hagas feliz, algo que te haga sentirte bien contigo mismo. Porque en el momento que encuentres eso, vas a estar alineado con tu objetivo.

Porque objetivos vagos te van a llevar a resultados vagos. Pero si tienes objetivos específicos tendrás resultados específicos. Así que pasa tiempo a solas, conócete mejor y encuentra cuál es el camino o la dirección que quieres seguir.


Número dos: rediseña tus creencias esenciales.

Ser seguro de sí mismo, Cambia tus creencias limitadoras por creencias potenciadoras, de forma que tú puedas redefinir los límites de tu vida.

Probablemente, ahora, tengas una percepción de lo que es posible y de lo que no es posible en tu vida.

Pero si tú eres capaz de redefinir esos límites sobre lo que es posible vas a ser capaz de agrandar tu zona de confort y de agrandar tu percepción de lo que eres capaz de conseguir.


Número tres: no eres tus miedos ni tus inseguridades.

Debes utilizar tu inteligencia emocional para no reaccionar automáticamente a tus emociones. Lo único que tienes que saber es que los miedos y las inseguridades son respuestas completamente natuales que tiene nuestro cuerpo ante situaciones en las que no nos sentimos cómodos, en situaciones nuevas o distintas. Pero el hecho de que sientas miedo o una inseguridad no significa que tú seas una persona de poco valor que seas una persona inferior al resto, porque todos, absolutamente todos en algún momento de su vida sienten miedo o inseguridad. Y si tú asumes que esas inseguridades son algo negativo, debes saber que no, todo lo contrario, muchas veces. Porque muchas veces estás sintiendo miedo e inseguridad, es una sensación positiva porque significa que estás creciendo, significa que estás haciendo algo nuevo, significa que estás saliendo, estás redefiniendo tus límites de lo que eres capaz de conseguir, y debes seguir haciéndolo.

Si en algún momento te sientes incómodo porque estás probando algo distinto, algo que realmente te gustaría hacer y que sabes que va a mejorar tu vida, pero te sientes incómodo y te sientes inseguro, da igual, HAZLO.

Hazlo a pesar de que te sientas inseguro. ¿Por qué? Porque de esta forma, tu zona de confort, tu zona de lo que es posible y de lo que eres capaz de hacer va a crecer. Así que si te sientes inseguro, ¡Adelante!

Porque recuerda: tú no eres tus miedos ni tus inseguridades. Eso sólo son emociones, y tú tienes el poder de controlar tus emociones. y cómo respondes ante ellas.


Número cuatro: tu energía es más importante que tu inteligencia.

De hecho, ser inteligente muchas veces va a jugar en tu contra, porque muchos de mis pacientes son muy inteligentes son personas que piensan mucho y piensan deprisa, son capaces de descubrir la solución a un problema.

Se creen esas mentiras que la sociedad les vende, como por ejemplo que no son suficientemente guapos, no son lo suficientemente altos, no tienen suficiente dinero, o cualquier otra excusa, da igual. Si piensas de forma lógica todo lo que te dice la sociedad te vas a sentir mal, porque casi nadie tiene aquello que la sociedad te vende que necesitas para ser feliz, para sentirte bien contigo mismo. Y cuanto más pienses, cuanto más razones, más vacío te vas a sentir.

Lo más importante es enfocar hacia dónde va tu energía. Porque conozco muchas personas que a lo mejor no son tan inteligentes, o no piensan tanto y siguen haciendo aquello que les hace sentir bien, aquello que les hace disfrutar de la vida.

Porque si en estos momentos te sientes como una víctima, te sientes triste, si tuvieras más energía te sentirías mejor contigo mismo, con cosas tan básicas como: cuidar tu dieta, comer alimentos orgánicos, hacer ejercicio regularmente, hacer aquello que te apasiona y aquello que te gusta, aquello que te carga de energía, descansar correctamente. Sé que suena muy básico, pero si tú te cuidas a ti mismo, si tú eliges conscientemente que quieres cuidar tu salud, que quieres cuidar lo que comes, que vas a hacer cosas que te gustan, y vas a mantener un equilibrio entre tu vida social y tu vida personal, en ese momento, obviamente vas a sentirte mejor contigo mismo.



Así que resumiendo: recuerda que nos dieron una droga, y tú puedes pasar de sentirte una víctima de todas tus circunstancias externas, de la opinión de los demás, de tu situación personal, de los medios de comunicación; al final, eso no define tu vida, lo que define tu vida, cómo te sientes contigo mismo, es tu opinión de ti mismo.

Puedes dejar de ser una víctima y crear tu realidad. Recuperar ese poder que siempre has tenido, pero que de alguna manera regalaste a los demás y para recuperar ese poder y dejar de ser una víctima, lo que puedes hacer son cuatro cosas.


Uno: conocerte a ti mismo para descubrir tu propósito.

Número dos: rediseñar tu percepción de lo que es posible.

Número tres: des-identificarte de las emociones negativas.

Tú no eres tus miedos ni tus inseguridades, los miedos y las inseguridades sólo son emociones que vienen y van pero que no te definen.

Y número cuatro: céntrate en cuidar tu energía. Haz aquello que te guste, aliméntate de la forma correcta, cuida tu cuerpo, rodeate de gente buena y positiva.


Inevitablemente, vas a mejorar la calidad de tu vida y vas a mejorar tu percepción, no solamente del mundo, no solamente de ti mismo, sino sobretodo de lo que tú puedes hacer por el mundo. Y hasta aquí el Blog de hoy.

Porque tú, como dijo Gandhi, "tú puedes convertirte en el cambio que te gustaría ver en el mundo."

.

66 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page